miércoles, 31 de agosto de 2016

APACHE

EXPERIENCIA EN ITALIA
Intercambio juvenil APACHE. Active Participation through creative Hand Electronic-writings

Líder: Ana Divina Hidalgo 
Jose Luis Monterroso  
Marta González
Ana Isabel Márquez
Maria Ruiz
Carolina Sánchez 

Del 28 de Junio al 6 de Julio, 2016. Cornedo Vicentino (ITALIA) 



MARÍA RUIZ

9:40 de la mañana , clase de inglés en mi universidad, una compañera me avisa de que sale un nuevo Erasmus, el plazo de inscripción cierra a las 10:00. En ese momento miles de preguntas empiezan a surgir:  Donde es? Cuando? Dinero? Y de qué trata el proyecto? Cuantos días? Que hay que hacer para inscribirse?. Empezaba a convencerme poco a poco, el tiempo pasaba y tenia que ser una decisión rápida. Y por qué no vivir una nueva experiencia? Y me apunté. Al día siguiente ya estaba todo el grupo elegido y yo no era uno de ellos. Semanas después recibo una llamada: "Hola, somos de GDR, una chica  ha anulado su plaza y la siguiente para ir eres tú". En ese momento empecé a temblar pero algo me dijo que tenía que ir, por qué no probar ?  Y así fue.

Aeropuerto de Málaga - aeropuerto de Milán - Vicenza - Cornedo Vicentino y.... Llegada a NUESTRA casa. Recuerdo nuestras caras del primer día: gente extraña, idiomas extraños, baños raritos... Sin embargo pasaron los días y esas caras se llenaban de alegría, ilusión, ganas de aprender, de conocer gente nueva, y sobre todo de disfrutar de cada momento al máximo y cómo no de ese cariño  y amistad que al menos en mi caso iba apareciendo hacia mis 5 compañeros: Carolina, Ana, Divina, Marta y Joselu. Actividades divertidas, en nuestro caso sobre literatura. Historias de risa, de miedo, esos inventos de historias en los que no parabas  de reír. Visitas turísticas por Italia. Noches interculturales: bailes, comida, charlas en las que descubres a grandes personas que te hacen crecer un poco más.
En definitiva: una experiencia inolvidable, diferente, educativa, divertida , cultural, social.. Me quedo con cada uno de los pequeños momentos vividos que se hacen grandes si además los compartes con esos pedazos de compañeros-amigos.

Para terminar agradezco esta oportunidad  que brinda GDR Valle del Guadalhorce e invito a todos a vivirla porque es ÚNICA.





DIVINA HIDALGO


Todo comenzó una tarde, cuando  me metí en la página de Facebook del GDR, por si había algún Erasmus+ que me interesara para este verano, ya que el año pasado fui a mi primer Erasmus+ en Rumania y la experiencia no pudo ser mejor. Me llamó mucho la atención un proyecto Erasmus+ llamado (APACHE), y sin pensármelo rellene todos los datos que eran necesarios para el proyecto y los envié al GDR. Para mi sorpresa me cogieron en el Erasmus+ que solicite, (APACHE) en Italia, concretamente en Cornedo Vicentino, un precioso pueblo rodeado de naturaleza. 

Me comunicaron en la charla previa al viaje que esta vez seria la líder del grupo de España en el proyecto, sería una más como todos, pero me encontraría con algunas responsabilidades y procuraría que todo saliese bien. No conocía a ningún compañero de los que iban de Málaga a Cornedo Vicentino conmigo, solo por el grupo de whatsapp que teníamos para hablar ciertas cosas del viaje.

 Para la salida quedamos todos en una de las puertas del aeropuerto de Málaga, y ya nos vimos todos las caras por primera vez, aunque algunos ya se conocían de antes. El vuelo fue ameno, pero nos dio tiempo a conocernos entre nosotros un poco mejor. Cuando llegamos a nuestro destino, una furgoneta nos esperaba para llevarnos al lugar donde nos hospedaríamos los 9 días del proyecto. 

El proyecto trataba de la escritura creativa, de cómo ésta podía llamar la atención de más personas, para ello tuvimos que desarrollar una microhistoria entre todos los participantes de los distintos países. No era un trabajo sencillo, el escribir una historia entre 36 personas de distinta nacionalidad, distintos pensamiento y costumbres. Pero se consiguió y el resultado fue increíble.

Los organizadores del proyecto, no podían ser más atentos y cuidadosos con todos los participantes, sin excepciones. Aparte del trabajo que teníamos que realizar, tuvimos tiempo para hacer distintas actividades tales como: una búsqueda de tesoro por el pueblo de Cornedo, visitar Verona y Venecia, asistir a un pub de lectura, charlas con escritores de la zona, etc. También el último día antes de regresar a España, pudimos visitar Milán.


Para mí una de las mejores noches que pase allí y que jamás olvidare fue, la noche intercultural, es la noche en la cual los distintos países del proyecto dan a conocer  alimentos, bailes y música de su país; ahí fue cuando nos unimos todos más, tanto los españoles entre nosotros como con los demás. Fue una noche muy divertida y agradable.

Los días iban pasando y el proyecto llegó a su fin, me llevé momentos inolvidables y con ello a personas maravillosas, con las cuales pude vivir una experiencia única en la vida.

 Aunque sean pocos días, proyectos como estos del GDR, te hacen abrir la mente y aprender cosas nuevas.

Definitivamente seguiré haciendo proyectos con el GDR siempre que pueda y animo a todos para que prueben, seguro que no se arrepienten.




ANA MARQUEZ



El tema del proyecto, es verdad que al principio no me llamó demasiado la atención, pues la literatura no es uno de mis fuertes, sin embargo rellené el formulario sin demasiada esperanza de ser seleccionada para participar en él. Ahora esta experiencia forma parte de las mejores que he vivido.
 
Este proyecto nos ha acercado a culturas distintas, hemos aprendido sobre la convivencia, hemos podido practicar inglés y aprender algunos aspectos sobre la escritura creativa, pero de un modo ameno y divertido. Sobre todo nos ha permitido conocer a personas encantadoras, con las que hemos compartido momentos increíbles y risas desde principio a fin.

Ha sido una experiencia maravillosa en la que aparte de todo lo ya mencionado, hemos podido conocer algunos de los rincones más espectaculares de Italia.
Llega la hora de regresar a casa y es justamente cuando todos nos sentíamos más a gusto, una despedida triste pero me quedo con todos los buenos momentos que son los que hacen de esta experiencia algo fantástico.
Pero sin duda, lo que hizo que esta experiencia fuera increíble fueron mis 5 compañeros con los que emprendí el viaje desde Málaga  y junto a los que he vivido los mejores momentos. GRACIAS María, Carolina, Joselu, Divina y Marta porque sin vosotros esta experiencia no habría sido ni la mitad de inolvidable.

No hay más que decir sino que ha sido una experiencia única, la cual aconsejo aprovechar a toda persona que se le brinde la oportunidad de participar en este tipo de proyectos porque merece la pena en todos los aspectos. Que el idioma no sea ningún impedimento pues todos fueron bastante comprensivos y pacientes en cuanto a la comunicación. Una vez allí, esto será en lo último que repares, pues se disfruta y se pasa genial hasta el último segundo. 

Agradecerles tanto: a los organizadores, magnífico trabajo que hicieron, la coordinación y el buen rollo que lograron; como a Laura y María del GDR por darnos esta oportunidad.




 MARTA GONZÁLEZ


Cuando me enteré del intercambio que se iba a realizar en Italia no dudé en apuntarme ya que Italia es un país al que siempre he querido ir. A medida que se iba acercando la fecha para ir me entró el pánico porque no conocía a nadie y nunca había viajado sola, pero en el transcurso del viaje desde Málaga, (que fueron muchas horas) conocí a mis compañeros de España que verdaderamente se convirtieron en mi familia allí.

El primer día que llegamos estábamos todos muy nerviosos y no nos relacionamos muchos, pero a partir de la noche intercultural, todos nos abrimos mucho más y conocimos a personas de distintos países con diferentes culturas...
Todo esto me permitió practicar inglés y además un poco de italiano con mi gran compañera de habitación llamada Giulia, quien por cierto tenía unas ideas de la vida muy peculiares (y dejó muy claro que le encantaba la nutella).

Los monitores nos recibieron muy bien, nos enseñaron lugares interesantes de Italia y aprendimos más sobre la escritura creativa.

Para terminar, esto no habría sido posible sin la organización GDR, ha sido la mejor experiencia de mi vida y no dudaría en repetir la.

PD: a mis compañeros de España decirles una vez más, que sin ellos no habría sido lo mismo, ¡GRACIAS POR LA EXPERIENCIA!




 CAROLINA SANCHEZ

Hace ya dos años que me hablaron de los proyectos que se llevaban a cabo con el GDR, me parecían increíbles pero siendo sincera nunca tuve valentía para apuntarme a ninguno. Hasta que una amiga mía se apuntó y en cuanto volvió me dijo: Carolina no te lo pienses, es una experiencia increíble. Salieron más proyectos pero aún no me atrevía a dar el paso, hasta que dije hasta AQUÍ, y así fue. Salió un nuevo proyecto para Italia y sin pensarlo lo eche. Intenté no pensar en mis miedos, sino vencerlos y disfrutar.

Y es que no sé si llamarlo suerte o quizás fuese la actitud y el entusiasmo que le puse. Pero fue un proyecto en el que la confianza y el buen rollo que se creó entre todos los participantes fue increíble. Los organizadores eran magníficos, pendientes a nosotros en todo momento, hacían las actividades súper amenas y divertidas, nos enseñaron a disfrutar con pequeñas cosas, nos enseñaron a fomentar nuestra creatividad, a conocer autores y libros de diferentes culturas, nos enseñaron  varios lugares  de Italia; pero sobre todo, nos enseñaron y nos regalaron una experiencia única.

En cuanto al idioma no tuve problema, intenté no tener miedo en ningún momento y soltarme; todos fueron muy comprensibles. Así que desde aquí animo a todos los jóvenes a que no tengan miedo, que si existe el miedo que sean para otras cosas y no para tener experiencias. 

Así que si tenéis  lo oportunidad de echar la solicitud para alguno de los proyectos que se llevan a cabo en el GDR no os lo penséis, os aseguro que será una experiencia maravillosa.


Por último agradecer a mis compañeros de Málaga la amistad y el apoyo que me han brindado, sin ellos esto no hubiese sido lo mismo. También agradecer a todos los que hacen posible que estos proyectos se lleven a cabo.






Qué bueno es saber que existe gente solidaria e involucrada en hacer crecer a los jóvenes tanto cultural como humanamente!