lunes, 21 de septiembre de 2015

Save de SeaSide... Un viaje inolvidable a un país desconocido

Realizado por María Monterroso, Tania Rueda, Mario González ,Divina Hidalgo, Adrián Bandera, Angeles Valenzuela

Cuando leímos el título del proyecto y empezamos a trabajar en él no nos podríamos creer que nos iba a deparar Rumanía, un país del que conocíamos poco. Nos embarcamos en un viaje que la verdad no empezó con buen pie, que si llegamos tarde para embarcar, que ahora la maleta es más grande, que si hay que facturar...¡madre mía hasta que nos montamos en el avión! En ese momento empezamos una aventura increíble, una aventura de diez, con gente...¡inolvidable!




En realidad nuestra andanza cambió nada más pisar Bucarest, el tener que defendernos allí, que buscarnos un Mc Donalds para comer o un simple mapa de la capital. Pero fue esa misma noche, cuando tuvimos que dormir en la estación de tren, cuando conocimos a unas personas increíbles.....nuestros vecinos los griegos. Desde ese momento, formamos una gran alianza entre nosotros, una AMISTAD que se intensificará cuando nos volvamos a ver el año que viene, cosa que hemos firmado por escrito. En este viaje, hemos aprendido sobretodo que con personas a miles de kilómetros puedes tener sentimientos enormes, puedes echar de menos hasta el comer jamón juntos.
Una vez ya llegamos ambos "países" al lugar del exchange, a "New Paradise", similar a un albergue juvenil repleto de jóvenes, conocimos a los demás participantes, que eran de Hungría, Bulgaria, Rumania y Francia. Las edades eran muy similares así que al poco tiempo congeniamos muy bien.

Algunos de nosotros habíamos ido antes a actividades similares, exchange o training course, pero este era diferente, este ha sido...una nueva experiencia.

El proyecto

El proyecto se ha basado en hacernos conscientes de la importancia de salvar nuestras playas, es una atracción turística y por ello debemos cuidarla y mucho. Nos han enseñado a realizar campañas para concienciar gente, hemos ido a limpiar playas, hemos realizado un flashmob para atraer a turistas, etc. Aparte, hemos recibido información de organizaciones de allí, que nos contaron la mala situación en Rumanía. Además, cada país presentamos nuestra situación en este ámbito. Ha sido un proyecto muy gratificante, porque hemos aprendido apreciar hasta el último papel que desechas en la playa.
Aparte de ello, hemos hecho muchos juegos para conocernos, presentaciones de los distintos países, por ejemplo... ¡bailar la Macarena!. Nos dieron un horario genial que nos dio tiempo a ver y visitar los alrededores, ver unas playas de ensueño y poder conocernos mejor entre nosotros. Es un proyecto que vale la pena realizar.

Nosotros hemos pasado unos días increíbles, no solo hemos aprendido a relacionarnos con gente de fuera o mejorar nuestro inglés, hemos aprendido a que el Cartojal fuera gusta y mucho, que se puede hacer una moraga en la playa a miles de kilómetros, que las vistas desde un tejado son ideales, que las risas y el amor es un lenguaje internacional sin barreras lingüísticas, hemos aprendido que gente que te ayude hay hasta en un Lidl o montados en un autobús. Nos hemos conocido a nosotros mismos, la verdad que algunos hasta hemos crecido pero sobretodo, hemos formado una piña, una piña de jóvenes españoles con ganas de comerse el mundo, de viajar y de seguir guardando las amistades que hemos hecho, porque estas oportunidades son increíbles y agradecemos que nos haya tocado a nosotros, hemos vivido una experiencia que no tiene descripción posible con palabras...

¡POR FAVOR GDR MANDANOS A REPETIR UNA AVENTURA ASI!

MotivAction!!!, training course Siciliano

Miguel García y Víctor Fernández. Nicolisi, Sicilia, 10-17 junio de 2015

10 de junio de 2015. Aeropuerto de Málaga – Costa del Sol. 30 minutos pasan de la una de la tarde. Maletas, ilusión y sobre todo mucha motivación no nos faltaban ni a Miguel ni a mi, Víctor.
A pesar de que nuestro vuelo destino Catania, salía con casi una hora de retraso y las 6 horas de viaje que nos esperaban a continuación, no nos bajaron los ánimos. Minutos después, la apertura de la puerta D47 nos llevaría hasta nuestro esperado destino.
Una vez aterrizados en tierras sicilianas, el aeropuerto era el primer punto de encuentro con algunos de los participantes de otros países. En él, ya comenzaron las anécdotas, donde los pequeños despistes de equipaje, les dieron el primer sustillo a l@s chic@s de Dinamarca.
Nuestro objetivo entonces, era llegar hasta Nicolosi, un pequeño pueblo a unos 20km de la capital siciliana. Y… a pesar de las habladurías de que los españoles vamos un poco “despistaos por la vida”, los chic@s de Polonia y Dinamarca, se vieron obligados a seguirnos el ritmo hasta la sede de celebración de nuestro training =P.
Tras llegar al hotel Biancaneve (sí, la traducción al español es Blancanieves jaja), pudimos conocer a algunos de los participantes y a los miembros de la organización que nos recibieron con los brazos abiertos.





Tras el primer sueño en el país italiano, llegó el momento de conocerse, todo un día lleno de dinámicas en la que el nombre, los gustos y tus inquietudes eran el punto básico de la jornada. Entre ellas, una de las más polémicas del día fue la titulada “Chair-game” en la que todos los participantes debíamos solucionar un problema complejo con tiempo límite de una hora. Una hora que se convirtió en frustrante para unos, divertido para otros y raro para muchos.

Tras el pequeño quebradero de cabeza, debía comenzar la primera velada, consistente en una feria de asociaciones. Miguel y yo, como no, representamos con mucho orgullo, satisfacción y éxito esa misión, y es que batimos el record de personas fotografiadas en nuestro stand. Dimos a conocer todos los puntos de “GDR Valle del Guadalhorce”, pasando por gastronomía, agricultura, historia, la gente se emocionaba con nuestro turismo (en especial la ruta del Caminito del Rey), y cómo no, con los programas europeos juveniles realizados. Una velada sin duda divertida, en la que el objetivo estuvo claramente cumplido.
A pesar de estar en el segundo día, ahí es cuando dio comienzo el punto álgido del training “Motivaction”. Durante las sesiones, pudimos conocer a fondo qué es un super leader, qué debe tener y cuál es su papel y sobre todo cómo debe administrar esas habilidades.
La noche estuvo amenizada por los bailes, música y gastronomía de los 16 países participantes en las jornadas. Sin duda y dicho de nuestras bocas “de las mejores noches internacionales que hemos vivido en intercambios y trainings”, “todo el mundo estaba volcado y lo llevábamos muy preparado”.
Otro día despertó en Nicolosi, concretamente el tercero, y como cada mañana, el sombrero seleccionador a ritmo de “Do yo remembeeeer….. September”, acertijos, preguntas y otros retos eran el energizer de cada mañana.
Una mañana que pasaría a ser bastante distinta, ya que era el día libre que teníamos a lo largo del curso, y que mejor manera que descubrir los mejores puntos de la zona.
El volcán Etna fue el lugar elegido. La organización preparó una ruta de senderismo en el que tras una hora de recorrido no turístico por el parque natural, pudimos llegar hasta uno de los puntos más alucinantes que pueden verse en el mundo. Un valle de lava negra de 6 kilómetros de extensión del que ni los más aventureros son capaces de atravesar. Concretamente, haría falta dos pares de zapatillas para cruzarlo debido a su escarpado relieve.
Sin duda, y tras quedarnos a escasos metros de la cima, tod@s llegamos a la cuenta del lugar tan mágico en el que estábamos. Pudimos divisar Catania, la costa, los montes “teta” y la ladera verde del Etna. Una visita, que nadie debería perderse.
Durante la noche, aprovechamos para conocer la región a fondo, y que mejor manera que salir a cenar a un restaurante de comida local, o como ellos lo llaman “Pizzeria” – “Pasticeria”. Manjares que ya conocemos pero que allí, están mucho más buenos. Eso sí, algo fresquito también es de obligada parada, y para ello nos dirigimos hasta “Moritz”, los mejores helados que podíamos tomar en kilómetros a la redonda según los más mayores de la zona (y es que más sabe el diablo por viejo que por diablo).
El día número cuatro, estuvo dedicado a sacar lo mejor de nosotros como líderes, ponerlo en práctica e intentar mejorarlos en nuestro país de origen. Para ello, los debates, la “ventana de Yohari” y diversos vídeos nos abrieron los ojos por completo.


Los días 5 y 6 estuvieron dedicados a la creación y ejecución de una sesión en un training o intercambio. Dos jornadas de mucho trabajo en equipo, intercambio de opiniones, discusiones, creación, entre otras emociones, que sin duda vieron sus frutos.
Tras una tarde de revisión muy particular, en la que nos hacían meternos en una máquina del tiempo, con música ambiente, iluminación …. el compañero Víctor, se nos quedó dormido entre tanta relajación del día 2 hasta finalizado el 4 jajaja. Por suerte, le despertaron antes de que acabara el viaje en la máquina.

Tras 7 días de formación continua hemos podido ver cómo hemos visto mejoradas nuestras capacidades como líderes. Pero, no simplemente eso, sino que hemos incrementado el repertorio de dinámicas, canciones y energizers que podremos aplicar aquí, en el Guadalhorce. Una experiencia que debería realizar todo aquel que ya haya vivido experiencias de intercambio, ya que suponen un pasito más en el trabajo con la juventud así como en el crecimiento personal. Ahora ya estamos con mucha “Motiv-Action”.

Traditional Crafts + Modern Businesses

Rumanía, mayo de 2015
Eloy Rosales, Rosa Mª Criado, Rocío Meléndez, Lucía Domíngurz, Francisco Ávila y Saray Carvajal.

Este intercambio juvenil lo realizamos a finales de Mayo en Rumanía, nos encontrábamos en un pequeño pueblo del centro de país, Ruganesti, en la zona húngara de Transilvania. Durante 10 días convivimos jóvenes de Rumanía, España, Eslovenia, Estonia, Eslovaquia e Italia.
La experiencia vivida ha sido estupenda como siempre en los intercambios, hemos aprendido técnicas de la artesanía tradicional de esta área, hemos podido comprobar las similitudes y diferencias en estas técnicas entre todos los países allí presentes.
Entre las actividades que hemos podido ver y practicar estaban la talla y pintura tradicional de madera, herrería, ordeños de vacas, cestería, elaboración de pan, matanza tradicional, sombreros de paja y trabajos con lana virgen.
Durante estos días hemos tratado de aportar nuevas ideas, nuevos modelos de negocio para convertir lo artesanal en un negocio moderno, adaptado a estos tiempos sin perder su esencia tradicional. Además de ayudarles a ellos y aprender, compartir ideas que te enriquecen, porque no decirlo, también pueden ser nuevas ideas de futuro en nuestro propio territorio.
Y como no, siempre hay tiempo de disfrutar compartiendo y aprendiendo con los otros participantes durante las noches. También tuvimos la oportunidad de visitar Sighișoara una ciudad medieval preciosa dónde nació el verdadero Drácula.















Eloy Rosales:
Una forma de aprender de otras culturas e integrarte en un país con otras culturas gracias a los intercambios dedicados a gente joven.
Es una experiencia muy satisfactoria y enriquecedora el poder convivir con personas de diferentes países, y formar parte del trabajo de gente local del país, ver y participar en los trabajos de personas con técnicas de bastantes años atrás en una zona rural en la cual trabajan de forma muy artesanal y poder dar nuestra opinión además de aportar nuevas técnicas de trabajo más modernas para que el trabajo pueda resultar más provechoso tanto en reducir el tiempo que se emplea para los distintos trabajos como para incrementar las ventas.
Mi opinión personal es que he aprendido mucho en este proyecto tanto de la gente local como de los participantes de los diferentes países, y el saber que hayan podido aprender también con mi participación.

Fran y Lucía
Es nuestro segundo intercambio y cada vez va a mejor, nos vamos dando cuenta que sin miedos y con valentía incluso el idioma puede dejar de ser un obstáculo, para comunicarte y conocer otras culturas ya que era uno de nuestros principales miedos, el inglés.
Pero una vez allí parecía que el tiempo corría, los días se fueron volando, hicimos muchísimas actividades y juegos, aprendimos a hacer cestería, ordeñar vacas, coger plantas medicinales, pintar madera, etc. ha sido bastante interesante porque aparte de las actividades y conocer un poquito Rumania, también hemos conocido a gente maravillosa donde no podían faltar nuestra reuniones de cada noche antes de dormir, donde reíamos, lo pasábamos bien y conocíamos un poquito más de cada uno.
Para nosotros ya que desde el primer día tuvimos que convivir la 24h, en pocas palabras podemos decir que ha sido: inolvidable e increíble.

Saray y Rocío
Esta ha sido nuestra segunda experiencia en un intercambio juvenil. Nuestro mayor miedo era el inglés, pero una vez allí te das cuenta que si lo enfrentas todo con simpatía y mostrándote cómo eres, ni el idioma puede echarte atrás.
Fue una experiencia increíble, conocimos gente muy diferente de distintos países así como los propios participantes que íbamos de España que no nos conocíamos previamente.
Es increíble como en tan sólo una semana se puede aprender tantísimo, tanto a nivel cultural, viendo como en otros países tienen tradiciones tan diferentes a la de tu propio país, como a nivel personal, ya que cuando llegas a España te notas mucho más enriquecida y con muchos más conocimientos. Podemos describir esta experiencia como algo único.

Rosa:

Este ha sido mi primer intercambio como líder, como todos los intercambios a los que he asistido previamente ha sido una experiencia estupenda acrecentada además por la experiencia de líder con un grupo genial que me ha apoyado en cada momento. Animo a tod@s los jóvenes que puedan participar en este tipo de experiencia que no lo duden, es maravilloso.

Ocho días en Rumanía dedicados a darle de nuevo uso y valor materiales que iban a parar a la basura

Anaís Trujillo, Ana Rocío Zambrana, Flores Sánchez, Francisco Ávila, Estefanía Martín  y Miguel Heredia


Intercambio ECO HANDMADE: 21 al 28 de abril, Cristuru Secuiesc, Rumanía

Este intercambio ha sido para nosotros una experiencia muy sorprendente y bonita. Rumanía tiene un especial encanto por sus paisajes y lugares, con sus impresionantes edificios y monumentos. Además, la historia de Drácula y Transilvania tienen un aire misterioso y seductor. 
Pudimos visitar la ciudad de Bucarest y el pueblo Sighisoara, que nos dejaron un buen sabor de boca y con ganas de más. El intercambio transcurrió en Cristuru Secuiesc. Aquí participamos junto a gente de Portugal, Alemania, Rumanía, Eslovenia y Estonia. Pudimos aprender diferentes formas de upcycling con diversos materiales. Además, visitamos una plantación de reciclaje y limpieza de agua de un pueblo cercano, que nos aproximó a la situación que vive el país con respecto a la necesidad de mejorar los cuidados del entorno. 
Realizamos montajes de vídeos paso a paso con nuestras creaciones de upcycling. Visitamos un colegio para compartir nuestras ideas con las nuevas generaciones y que puedan contribuir a mejorar las circunstancias actuales. Realizamos un flashmob, formando una cadena humana, con el objetivo de mostrar que se pueden crear cosas útiles con algo que consideramos un desecho. 
 
Aunque no todo iba a ser trabajo duro. Tuvimos unas noches interculturales muy interesantes, que nos acercaron a las demás culturas e hicieron que nos conociéramos más. La comida fue estupenda. Pudimos disfrutar casi todo el tiempo de un clima agradable y de un espacio muy acogedor para trabajar. Conocimos a gente muy especial y cercana, que nos desearon lo mejor y nos ofrecieron sus hogares como a un amigo más. Y por supuesto, durante el trayecto vivimos muchas aventuras: coger los vuelos, tomar el metro, montar en trenes extraordinarios…


 Todo fue parte de la magia de este viaje, una experiencia sin duda para repetir, y esperamos tener muchas más oportunidades como esta. Da pena volver a la realidad cuando estás tan alto.
Por lo que sin duda ha sido para nosotros una de las mejores experiencias, no solo por todo lo aprendido sobre el tema del reciclaje, del upcycling y demás, sino por lo aprendido sobre otras culturas en las noches interculturales, la práctica del idioma, y también y no por estar en último menos importante, hemos de destacar los valores que nos han aportado personalmente muchos de los participantes; el saber vivir con lo simple, el tener una mente abierta y una sonrisa preparada en la cara para aquella persona que quiera abrir su corazón.

Accede aquí a los vídeos sobre Upcycling que creamos!

Accede aquí al blog del intercambio

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Juan y Eloísa en Grecia: Training course Grecia

Experiencias Participantes Training Course ``New Values for a Better Future´´ in Thassos Island (07/05/15-17/05/2015)

Juan

Desde mi punto de vista ha sido una experiencia muy positiva ya que hemos tenido que colaborar con jóvenes de otros países para realizar las actividades que nos proponían.
Estas actividades estaban relacionadas con la recuperación y rehabilitación de espacios públicos abandonados.
La actividad que más me llamo la atención fue aquella en la que tuve que inventar un método para que los jóvenes trabajadores se involucren en la utilización de los espacios públicos.
Mi idea fue la realización de una actividad deportiva los fines de semana.
Esta actividad estaba basada en un juego, en parejas, de orientación en el monte.
Dichas parejas se realizarían al azar para que dos personas que, en un principio, no se conocen de nada tengan que cooperar juntos para alcanzar un objetivo común. Dicha actuación facilitaría la relación entre los trabajadores a la hora de realizar las tareas en las empresas.
Por otro lado, animo a futuros compañeros a que se animen a participar y decirles que si creen que el inglés puede ser un inconveniente que no lo vean que si no se estancarán. 

 Eloísa

Este ha sido mi primer training course y me alegro mucho de haber tenido la oportunidad de participar. Durante nueve días hemos estado en la isla de Thassos, los primeros fueron más duros porque solamente estábamos en el aula aprendiendo lo básico sobre los espacios públicos, qué actividades y proyectos se pueden llevar a cabo en ellos y emprendimiento sociales. Una vez que aprendimos todo esto empezamos a desarrollar la herramienta para involucrar a los jóvenes trabajadores en proyectos relacionados con el tema a través de actividades donde tenías que crear posibles proyectos, dialogar sobre los que se estaban haciendo en tu ciudad, dialogar sobre posibles acciones con el resto del grupo. También hubo un día que tuvimos que investigar los espacios abandonados en Limenas y preguntar a la población que les gustaría que hubiese en ellos para presentarlo después a todos los compañeros, este fue una de mis actividades favoritas.
Todos los días antes de empezar el curso por la mañana y por la tarde hacíamos un energizer, que consiste en una pequeña actividad donde se involucra a todos los participantes e intenta dar energía para empezar a trabajar.

Para mí ha sido una experiencia muy positiva pues he conocido a muchas personas de diferentes países con los que he aprendido y descubierto nuevas cosas. Ya sé que el emprendimiento social es algo que me interesa y me gustaría participar en más cursos e intercambios relacionados con ello. También he aprendido métodos y actividades nuevas, que los demás participantes han llevado a cabo en sus países, que nunca me habría imaginado y son muy simples de aplicar.


martes, 23 de junio de 2015

Intercambio Working PRO Environment. Hacer EUROPA más VERDE

Intercambio Working PRO Environment. Hacer EUROPA más VERDE. Estefanía Martín, Juan Gómez y Marisa González, Luxemburgo, del 22 al 30 de mayo de 2015

Un resumen de nuestro Viaje

Desde el aeropuerto bien temprano, hasta llegar al pueblo que nos dirigíamos, Dudelange, tuvimos que recorrer un largo camino. Acompañados de una gran líder, menos mal que no nos perdimos. Después de varios trenes, hicimos parada en Luxemburgo y más tarde continuamos el camino. Cuando llegamos al pueblo, tuvimos que subir a lo más alto para hallar nuestro albergue, un campamento scout rodeado de naturaleza. Allí, junto a gente de Italia, Rumanía, Estonia, Polonia, Luxemburgo y Montenegro, pasamos unos días geniales. En el proyecto, working- pro- environment, pudimos ver el panorama económico de Luxemburgo. Visitamos los negocios del pueblo para ver qué predomina y cómo funcionan. Pudimos descubrir un poco más de nosotros, a través de un test que definía nuestras cualidades más pronunciadas. Realizamos grupos de trabajo para idear un proyecto en el que vender una idea innovadora, siempre cuidadosa y respetuosa con el medio ambiente. Hubo proyectos de todo tipo, desde realizar casas con botellas de plástico, crear una granja escuela, hacer un cine que funcione a través de placas solares, etc. Realizamos talleres curiosos para trabajar nuestra creatividad: poder formar la torre más alta con esponjitas, espaguetis y celo, o poder vender un huevo como un producto novedoso y diferente. Visitamos Luxemburgo y una plantación de residuos donde reciclan y venden cosas de segunda mano. Y además, una experi encia increíble fue disfrutar tocando el Djembe acompañados por un hombre africano, todos en círculo cantando al ritmo de este instrumento.
Con respecto al lugar y la gente, fueron lo mejor. Sin duda, desde el primer momento todos fuimos una piña. Nos conocimos un poco más a nivel culinario en la cena intercultural. Todos compartimos un poco de nuestra cocina con los demás. También, en las noches culturales, pudimos conocer un poco más de cada país. Y además, por las noches siempre compartíamos bailes, juegos e historias. Hasta un día hicimos una hoguera, fue un momento muy especial. Y como momento particular podemos destacar el salir a disfrutar del pueblo y que te pongan la macarena en un pub y que todo el mundo lo baile, eso sin duda es emocionante. Finalmente, como dato curioso, sobre todo las chicas de Rumanía sabían español por las telenovelas, era súper  gracioso.
Gracias por esta experiencia inolvidable, sin duda, haces amigos, tienes ganas de conocer más rincones del mundo, viajar y seguir creciendo como persona.
¡Repetiría sin dudarlo!
 Por: Estefania Martín


Breve comparación con otra movilidad.

Esta movilidad, a diferencia de la primera que tuve a principios del mes, fue totalmente distinta ya que en Grecia realice un training course y en Luxemburgo un exchange. Sin embargo, ambas fueron muy satisfactorias por el simple hecho de que te relacionas con personas de otros países y si eres un poco sociable haces muchos amigos.
En un principio, si tuviera que elegir entre uno de los dos tipos sin ninguna duda hubiese elegido el training course ya que es más instructivo. Sin embargo tras haber vivido estas dos experiencias en el mes de mayo uno se pone en duda ya que ambas son experiencias muy bonitas y satisfactorias, aunque totalmente distintas. Así que dicha elección creo que se debe basar en el estado de ánimo de cada persona.
Vuelvo a animar a que se decanten por este tipo de aventuras y a decirles que si no tienen ni idea de inglés que este es su proyecto pero si tienen una base y quieren formarse un poco que se decanten por un training course. Aunque si pueden que realicen ambos ya que de ambos sacarán cosas positivas.
Por: Juan Gómez


Conclusión

Cada experiencia que te hace salir de tu rutina resulta, a la vez que temerosa, muy gratificante y enriquecedora.  Cada vez que pones un pie fuera del nido te das cuenta de la gran cantidad de experiencias y personas maravillosas que están tan cerca y a la vez tan lejos  de ti.
Sin duda este ha sido un viaje que quedará para el resto de nuestras  vidas en la memoria de cada uno de nosotros. En el no solo hemos aprendido aspectos económicos (que era de lo que trataba), también hemos aprendido: a sentirnos como en  familia cuando apenas nos conocíamos  de un par de reuniones, a gritar de felicidad cuando por fin llegamos a nuestro  destino, a reír hasta llorar cuando cada uno contaba sus anécdotas por el mundo, a ser más paciente…  que la tortilla de patatas solo sale tortilla es España… fuera sale revuelto!!, que la sangría se volatiliza antes de que cuentes hasta tres, que el jamón serrano no da tiempo  llevarlo a la mesa, que hay infinitos juegos de cartas… que dormir poco no te afecta porque al día siguiente te levantas con un millón de ganas de vivir nuevas experiencias… En definitiva, aprendes…  Y no solo el idioma común que se utilice, sino lecciones de vida que te marcarán para siempre…

 Por: Marisa González






lunes, 22 de junio de 2015

Intercambio "Dance my way up"

Laura Aguilar, Kielce, Polonia. Del 4 al 10 de mayo de 2015
DANCE MY WAY UP. Ya el título del proyecto nos llenaba de ilusión y nos cargaba las pilas para darlo todo en nuestro intercambio. Y es que todos teníamos pasión por el baile. Así que nos plantamos nuestros trajes de flamenc@ y nos pusimos a ensayar unas sevillanas para una vez en el intercambio llevar a cabo nuestro taller como Dios manda. :))

Cada día nos tocaría a un país distinto desarrollar un taller de nuestro baile tradicional. Así que además de aprender los bailes típicos de nuestros países vecinos, aprendimos a ver el baile como una manera de explorar las diferencias culturales, de superar los estereotipos y de difundir la actividad física y social.

La esencia de la aventura es el riesgo, y me alegro de que todos ellos se arriesgasen conmigo. Porque perderse en Polonia a las 2 de la mañana con la compañía correcta sólo es un momento más de risas para no olvidar. Porque no hay nada mejor que un buen baile de zumba con un bonito traje de flamenca. Porque el miedo a no caer bien, a no poder comunicarte...en el minuto uno se convierte en una soberana estupidez. Pasarse el día bailando, haciendo tonterías, riendo, saturando el móvil a fotos, monopolizando los sitios más cómodos, con charlas hasta las tantas de la noche, sin parar de sorprenderme cada día... como podéis imaginar, ha sido una tortura jajaja. Por los flashmob en plena ciudad, por los "I fond my phone", por el "metela, sacala", por el Chicago, por los rompecorazones, y por las marchas...hacia delante, que lo que unió unas sevillanas no lo separe el hombre.





Para mí en pocas palabras podría resumir la experiencia en: Increíble, inolvidable e inigualable. Me llevo de este intercambio algo más que recuerdos, me llevo a personas. Las que han hecho posible que no haya podido parar de reír, de disfrutar, de aprender, las que me han hecho sentirme en familia a miles de kilómetros de la mía. Sólo puedo darles las gracias por darme tanto en tan poco tiempo. 25.
Esperanza Enamorado

Dance my way up ha sido para mí una experiencia única, en el que he aprendido multitud de cosas. Aprendí nuevas danzas, diversas culturas, nuevos idiomas además de mejorar el inglés y aprendí a convivir con personas desconocidas. Por último he conocido un bonito país al que volvería a ir, además de unas maravillosas personas.
Juanan Estrada

 “Dance Me wake Up” ha sido sin ninguna duda una de las mejores experiencias de mi vida.
Salí de España sin conocer prácticamente a ninguno de mis compañeros, pero desde el primer momento que entablamos una conversación me dio la impresión como si los conociera desde pequeño.
Son personas increíbles, creo que con que únicamente hubiera faltado uno de ellos todo hubiera sido diferente. 
El proyecto,  una organización estupenda no daba lugar al aburrimiento! te levantabas bailando y te acostabas bailando. Los días pasaron volando. Me quedo sin palabras para describir a los participantes de los otros países, todos increíblemente buenos, con un corazón inmenso era imposible no cogerles cariño desde que llegamos allí y se presentaron te dabas cuenta que verdaderamente era gente que valía la pena conocer.
No le encuentro ningún “pero” a este intercambio ha sido increíble! si me dan la oportunidad de repetir no me lo pensaría ni un minuto verdaderamente vale la pena. GRACIAS POR ESTA INCREIBLE EXPERIENCIA.
Pablo Sánchez




Este ha sido mi primer intercambio, ha sido una experiencia inolvidable e inmejorable.
Participar en este evento me ha dado la oportunidad de probarme, me ha enseñado que soy capaz de convivir con personas de otras nacionalidades en un país extranjero, he aprendido cosas sobre sus culturas y costumbres, obviamente, también he aprendido los bailes típicos de cada país. Con este intercambio he mejorado mi capacidad de trabajo en equipo, mi listening, mi capacidad de adaptación a un lugar diferente con comida y normas distintas. Además toman verdadero protagonismo valores como el respeto, la empatía, el trabajo en equipo, la tolerancia o la amistad Porque para que el proyecto funcione cada uno tiene que poner de su parte, somos un grupo y hay que pensar en el como equipo y no de una forma individual.
Laura Agüera


Esta oportunidad que nos da el GDR es una experiencia que debemos vivir  al menos una vez en nuestras vidas, es un proyecto muy interesante, que te enseña muchas cosas sobre diferentes países, sus culturas, sus idiomas, sus costumbres, sus comidas…
Yo solo he realizado un intercambio, pero estoy segura que no será el último.
Al principio iba con miedo porque mi inglés no es bueno, no sabía lo que me iba a encontrar o como iba a transcurrir mis días. Pero ya estoy en casa y puedo decir que no me arrepiento de nada. He estado rodeada de buenas personas, estaba todo muy bien organizado, y a pesar de mi mal ingles me he sentido cómoda entre ellos, y eso me ha servido para saber que tengo que darle duro al inglés. Yo animaría a todos a disfrutar de esta oportunidad porque además de aprender inglés y muchas mas cosas, te llevas a muchos amigos tanto de aquí como de fuera.
Lucía Domínguez


He de reconocer que al principio estaba un poco “asustada” en cuanto al intercambio pues era algo nuevo para mí, no sabía que podía encontrarme, gente desconocida, lugar desconocido. Pero a medida que iban pasando los días me iba gustando cada vez más y más. La gente era estupenda y se aprende muchísimo en todos los aspectos ya que convivíamos muchas personas juntas.  En definitiva, este intercambio me ha encantado y ha sido una experiencia muy bonita porque hemos hecho muchas actividades diferentes, ha sido muy divertido por el tema del baile, aprender bailes típicos de otros lugares, pero sobre todo creo que lo mejor es tener la posibilidad de aprender de personas de otros lugares y de sus diferentes culturas. Me encantaría volver a participar en este tipo de intercambios.
DavInia Osuna



Por mi parte, simplemente añadir que no me he podido sentir más orgullosa del grupo español que me tocó liderar. Porque tuvieron un comportamiento ejemplar, porque las ganas por aprender y mejorar el inglés eran inmensas y porque casi siempre llevaban la iniciativa en las actividades, haciendo incluso que todo el mundo bailara una coreografía de zumba cuando no llevábamos ni dos horas en el intercambio y eso solo significa que detrás hay un trabajo bien hecho, de mucha compenetración y entendimiento. Felicidades chicos!!
POR MUCHO MAS QUE UN INTERCAMBIO. 25 MUCHAS VECES ;) !!!!
Laura Aguilar


martes, 26 de mayo de 2015

Experiencia en Estonia – ABCDE TRAINING COURSE

Laura Aguilar, Marina Benítez y Desi Jiménez, Estonia

-¡10:00 Chicas os recojo! ¡Nos vamos de Training!
Y de repente suena el teléfono.
-Pero chicas, ¿era hoy? Pensé que era mañana.
Hacer una maleta en 30 minutos es difícil pero no imposible y he aquí la prueba. Así comenzó nuestra aventura hacia tierras Estonas.
Una aventura se caracteriza por el misterio e inicio de un viaje hacia un lugar desconocido. El miedo es algo que siempre habita en nosotros y que quizás nos paraliza ante el pensamiento de empezar un camino desconocido. Pero que no te confunda, pues no debes dejarlo vencer jamás. Nosotras no lo hicimos y nos lanzamos a un viaje de ida y vuelta del que no sabíamos qué esperar, pero para el que sin embargo, íbamos con las pilas cargadas. Incluso enfrentándonos a imprevistos antes de salir de tierras españolas.
Llegar al extremo noreste de Europa no resulto fácil, pues un día de duro viaje y cansancio se interpuso entre nosotras y nuestro destino, pero supimos como ponerle una sonrisa al asunto. Un  avión, una avioneta y un autobús fueron nuestros transportes antes de llegar por fin a Viljandi en donde conoceríamos a Eva, quién nos llevaría al lugar definitivo en dónde se celebraría el training.
En mitad de un gran bosque estaba el hotel de cuento de hadas que nos recibía. Allí todas eran caras desconocidas, pero pronto dejarían de serlo. Chicos y chicas de 10 países fuimos los que nos hospedamos juntos durante una inolvidable semana.

Pudimos intercambiar visiones de nuestros propios países y aprender sobre la situación de los jóvenes desempleados en toda Europa. La creatividad se  mostró como la herramienta esencial en este curso, en el que aprendimos sobre la importancia de la educación no formal e institucionalizada.  Hemos reforzado nuestro espíritu emprendedor y aprendido acerca de cómo conseguir un puesto de trabajo utilizando herramientas dadas durante esta experiencia. Nos alucinó como los trainers, Marco y Pavel, habían organizado todas las actividades de forma excelente y no sólo eso, la comida, el alojamiento y el trato dado en todo momento fue algo digno de mencionar.


Y es que este viaje ha sido una experiencia con la que hemos aprendido algo esencial para nosotras como ser humanos; ver que no hay barrera, que con valentía incluso el idioma puede dejar de ser un obstáculo, para utilizarse como instrumento con el que conocer otras culturas europeas y poder deja atrás cualquier diferencia. Desde el primer día tuvimos la suerte de que Estonia nos ofreció sol y nos despidió con una nevada que no imaginamos; tras la última noche en la sauna saltar bajo una nevada hizo que lo pasáramos como crías.


Sin duda, gracias a esta experiencia hemos fortalecido y descubierto nuevas facetas de nosotras mismas desconocidas, además de haber conocido a gente increíble que nos ha hecho ver que ser de otros lugares no es mejor ni peor, si no diferente.