martes, 26 de mayo de 2015

Experiencia en Estonia – ABCDE TRAINING COURSE

Laura Aguilar, Marina Benítez y Desi Jiménez, Estonia

-¡10:00 Chicas os recojo! ¡Nos vamos de Training!
Y de repente suena el teléfono.
-Pero chicas, ¿era hoy? Pensé que era mañana.
Hacer una maleta en 30 minutos es difícil pero no imposible y he aquí la prueba. Así comenzó nuestra aventura hacia tierras Estonas.
Una aventura se caracteriza por el misterio e inicio de un viaje hacia un lugar desconocido. El miedo es algo que siempre habita en nosotros y que quizás nos paraliza ante el pensamiento de empezar un camino desconocido. Pero que no te confunda, pues no debes dejarlo vencer jamás. Nosotras no lo hicimos y nos lanzamos a un viaje de ida y vuelta del que no sabíamos qué esperar, pero para el que sin embargo, íbamos con las pilas cargadas. Incluso enfrentándonos a imprevistos antes de salir de tierras españolas.
Llegar al extremo noreste de Europa no resulto fácil, pues un día de duro viaje y cansancio se interpuso entre nosotras y nuestro destino, pero supimos como ponerle una sonrisa al asunto. Un  avión, una avioneta y un autobús fueron nuestros transportes antes de llegar por fin a Viljandi en donde conoceríamos a Eva, quién nos llevaría al lugar definitivo en dónde se celebraría el training.
En mitad de un gran bosque estaba el hotel de cuento de hadas que nos recibía. Allí todas eran caras desconocidas, pero pronto dejarían de serlo. Chicos y chicas de 10 países fuimos los que nos hospedamos juntos durante una inolvidable semana.

Pudimos intercambiar visiones de nuestros propios países y aprender sobre la situación de los jóvenes desempleados en toda Europa. La creatividad se  mostró como la herramienta esencial en este curso, en el que aprendimos sobre la importancia de la educación no formal e institucionalizada.  Hemos reforzado nuestro espíritu emprendedor y aprendido acerca de cómo conseguir un puesto de trabajo utilizando herramientas dadas durante esta experiencia. Nos alucinó como los trainers, Marco y Pavel, habían organizado todas las actividades de forma excelente y no sólo eso, la comida, el alojamiento y el trato dado en todo momento fue algo digno de mencionar.


Y es que este viaje ha sido una experiencia con la que hemos aprendido algo esencial para nosotras como ser humanos; ver que no hay barrera, que con valentía incluso el idioma puede dejar de ser un obstáculo, para utilizarse como instrumento con el que conocer otras culturas europeas y poder deja atrás cualquier diferencia. Desde el primer día tuvimos la suerte de que Estonia nos ofreció sol y nos despidió con una nevada que no imaginamos; tras la última noche en la sauna saltar bajo una nevada hizo que lo pasáramos como crías.


Sin duda, gracias a esta experiencia hemos fortalecido y descubierto nuevas facetas de nosotras mismas desconocidas, además de haber conocido a gente increíble que nos ha hecho ver que ser de otros lugares no es mejor ni peor, si no diferente.


domingo, 24 de mayo de 2015

Say YES to Change!!!!

Estefanía Martín Lozano, Eslovenia, del 21 al 28 de febrero

Esta gran experiencia vino de la mano de las becas Erasmus+. ¿Y qué son estas becas? Cuando Ana Hevilla vino a mi pueblo para dar una charla sobre ellas yo desconocía totalmente el programa, sin embargo, cuando conocí lo que eran y empezó a llegarme información acerca de intercambios, comencé a creer en la posibilidad de aprender viajando por muy poco dinero. Con un poco de miedo me apunté a este intercambio, porque siempre nos frena el tema del dinero o el nivel de idioma para salir a un país extranjero. Para mi sorpresa, me escogieron, junto con otros 6 compañeros de España, por lo que iría acompañada y eso me tranquilizó.

El viaje sería desde el 21 al 28 de febrero y el destino Murska Sobota, Eslovenia. Al principio no tenía ni idea de su localización geográfica, y cuando se lo dije a mis padres me pusieron caras raras y por supuesto me preguntaron: “¿eso dónde está?” Yo también lo desconocía, pero aún no sabía la buena experiencia que me esperaba en el país que se parece a una gallina y que contiene la palabra amor. Podría explicar muchos detalles sobre el vuelo, las primeras impresiones tanto de mis compañeros españoles como de los otros compañeros, sobre el nuevo país, sobre el lugar, los olores, los colores… Harían falta muchas palabras para expresarlo, pero se puede resumir en que fue una de las mejores experiencias de mi vida. Lo definiría como algo increíble, todo muy agradable y acogedor.
El equipo español lo formamos Miguel, Javi, Fran, Paula, Laura, Eva y yo.
Junto a compañeros de Rumanía, República Checa y Eslovenia.
Durante esos días tratamos el tema del reciclaje y la reducción y reutilización de la basura. Al principio realizamos juegos para conocernos un poco más y al comenzar todos los días realizábamos dinámicas grupales para “arrancar con energía”. Ya que el tema abordaba el cuidado del medio ambiente realizamos talleres relacionados con esta temática. Algunos días nos quedamos en el castillo en el que nos alojábamos para ver vídeos o crear debates sobre cómo contribuir a cuidar nuestro entorno.



Pero otros, pudimos visitar una tienda que practica el upcycling y reutiliza  materiales para confeccionar su ropa y crear sus propios diseños, “las características colecciones PUPPA”. O visitar un centro comercial para hacer un flashmob gratificando a la gente que reciclara. Es más, pudimos crear nuestra propia colección de moda y realizar una pasarela en la que desfilamos, con cámaras de una cadena local incluidas.


Además, una mañana tuvimos la oportunidad de visitar Maribor, una ciudad preciosa de Eslovenia.
Por otro lado, también pudimos compartir noches interculturales muy movidas, aprendiendo cosas de los diferentes países: culturas, comida, bailes típicos, expresiones… Este tipo de experiencia sobre todo contribuye a que crezcas como persona y quieras aprender cada vez más. Te ayuda a abrir tu mente, te enseña a trabajar en equipo, a compartir otros puntos de vista, a conocer gente nueva e incluso a hacer amigos.



Creo que no hay muchas oportunidades como esta para aprender de los demás y de ti mismo. Así que si te interesa, deberías informarte y ser tú el siguiente en disfrutarla. Seguro que te sorprendes gratamente. Muchas gracias al equipo del GDR y en especial a Ana Hevilla y a Laura por ayudarnos y darnos esta oportunidad.
¡Un saludo!

viernes, 22 de mayo de 2015

Discovery, Intercambio en Braga, Portugal

Eva Macías. Braga (Portugal)

Os presentamos nuestra experiencia ERASMUS+ tras haber participado en un Intercambio juvenil en Braga (Portugal). Como el nombre del proyecto indica, se trataba de descubrir  y desarrollar procesos de aprendizaje útiles para toda la vida, así como promover la participación activa y creativa en los eventos que nos rodean y tomar conciencia de nosotros mismos.

Nuestro viaje comenzó el día uno de mayo, decidimos desplazarnos en coche hasta Braga, sorprendentemente era la opción más rápida y económica. Durante nuestro primer día cundió el pánico y parecía que nuestro viaje podía ser una pesadilla debido a los problemas con la comunicación, nada más lejos de la realidad. Poco a poco, mediante la participación en los talleres perdimos el miedo a hablar y fuimos capaces de integrarnos completamente en el grupo.


A través de talleres, juegos, historias y otros métodos de aprendizaje no formal,  36 participantes de Italia, Croacia, Bulgaria ,Letonia, Portugal, Rumania y España tuvimos la oportunidad de intercambiar  ideas y soluciones. Los talleres eran muy diversos ya que se trataba de desarrollar nuestras competencias en diferentes ámbitos, así que, cada día fuimos probando nuestras habilidades en comunicación, matemáticas, lógica, música...

Además, como en todos los intercambios, dedicábamos una noche a presentar nuestro país y organizaciones. Gracias a estas noches interculturales tenemos la oportunidad de conocer otros países a través de la presentaciones que nos preparan y lo que es mejor, conocer sus comidas y bebidas tradicionales. Una de las partes más divertidas de estas veladas es el baile, el momento en el que aprendemos (o al menos lo intentamos) las danzas típicas de nuestros vecinos europeos.

Personalmente, recomiendo a todo el mundo participar en este tipo de intercambios, cursos de formación, etc. Mediante estos proyectos no solo aprendes muchísimo, sino que además conoces a mucha gente interesantísima y que te abrirán la mente con respecto a lo que significa ser un ciudadano europeo. De Braga me traigo muchísimos buenos recuerdos, una nueva visión sobre mí misma y lo que soy capaz de hacer y, por supuesto, nuevos amigos a los que estoy deseando volver a ver.
Y tú... ¿Te apuntas?

Eva Macías

Impresiones de los participantes

Alicia Aguilar:  "En este intercambio al que tuvimos la oportunidad de asistir, en Braga, hemos disfrutado mucho, pero sobretodo hemos aprendido y no solo idiomas. Hemos podido recibir lecciones: de la capacidad personal de cada uno, superación, esfuerzo, dinámica y compromiso. Todos estos valores nos han querido transmitir los organizadores portugueses y lo hemos estado poniendo en práctica durante toda la convivencia. También nos quedamos con muchos recuerdos concretos y muchas personas que te encuentras a lo largo de estos proyectos y te trasmiten y aportan algo nuevo en tu vida, otro punto de vista y otras formas de cultura. En general me llevo una gran experiencia."

Celia González: "Este viaje comenzó un poco extraño. Después de nueve horas de carretera todos estábamos bastante cansados.
  El primer día no nos sentíamos muy a gusto, todo eran caras desconocidas y al ser la más pequeña tenía miedo de no encajar bien y sentirme un poco sola. Día a día la situación fue mejorando, y para nada estaba excluida por ser la de menor edad o cosas similares, incluso llegamos al punto de no querer separarnos de esas personas con las que habíamos pasado algo más de una semana compartiendo una mínima parte de nuestra vida, conviviendo, riendo, descubriendo nuevos lugares y otros momentos que nunca podremos olvidar.
  Como en todas las salidas, se aprende algo nuevo, yo en ésta, además de crecer como persona y conocer nuevas culturas, he aprendido que no todo lo que empieza mal termina mal, sino que puede ser una experiencia inolvidablemente bonita y que trabajando en grupo se llega a una solución mejor.
  En esos días, gente que eran tan insignificantes para nosotros, ahora se han convertido en grandísimas personas que espero encontrarme más adelante y que formaron parte de esta experiencia tan maravillosa que volvería a repetir una y otra vez sin pensármelo."

Loli Gálvez: " Este intercambio ha supuesto para mí una gran experiencia. Por un lado, he tenido el placer de conocer a grandes personas de diferentes  países, con las que no sólo  he pasado grandes momentos de diversión , cariño y risas, sino que también me han enseñado un poco más de su cultura, lo que conlleva para mí, por tanto, un crecimiento personal. Por otro lado, como es sabido por todos, para conseguir un idioma es esencial ponerlo en práctica, y estos intercambios son una oportunidad fabulosa para mejorar  nuestro inglés.
En definitiva, no encuentro mejor sistema de aprendizaje que este, ya que DISFRUTAS APRENDIENDO."

Jessica Benítez: "Personalmente, este proyecto me ha aportado cierta riqueza personal que debo tener en cuenta. Durante un primer momento por nuestras cabezas pasaron ideas negativas que hacían que pensásemos que el proyecto no sería como creíamos, pero todo lo contrario. Conocimos a personas que destacaban por toda su paciencia y humildad, a las que no les importaba ayudar e incluso lo hacían con placer. En este proyecto no han faltado los buenos momentos, las risas y el aprender más sobre nosotros mismos y sobre otros tipos de personas. Saber la cantidad de confianza que puedes albergar hacia los demás y de la que no se es consciente hasta que vives una situación en la que es necesaria... Una gran cantidad de ocasiones de las que se puede aprender algo."

José Manuel Martín: " El intercambio es una experiencia única donde conocer las diferentes opiniones del resto de compañeros a través de distintos ejercicios en grupo. 
Cada noche del intercambio se realizo una presentación en la que se exponía una presentación del país y una degustación de comida típica del mismo. Cada día fuimos realizando diferentes ejercicios para relacionarnos con los demás integrantes del intercambio a través de ejercicios de grupo y dando la opinión de cada ejercicio realizado.
Personalmente una experiencia única en la cual desarrollamos la confianza de cada persona y mejorar la lengua inglesa, en la cual la organización fue muy buena y unos compañeros excelentes
."